Marcha centenaria: Soleá, dame la mano.

JOSÉ RAMÓN MUÑOZ BERROS

0
1483

Del extraordinario patrimonio melódico cofradiero de la Semana Santa Hispalense la marcha Soleá, dame la mano constituye un grandilocuente monumento con mayúsculas a la música procesional de todos los tiempos y un claro paradigma de una pieza escrita dentro del estilo nacionalista (folklore y melodía popular) muy en la línea cultivada por otros compositores de la época como Falla, Turina, etc. Estamos ante una obra de magna y capital importancia, así como muy sobresaliente trascendencia. De las muy pocas que marcan de forma muy profunda. Una obra de colosal envergadura que entraña una impactante revolución melódica. Pletórica, jubilosa, grave y muy emotiva a la vez.

Nace allá por 1918 de la inspiración de Manuel Font de Anta con la instrumentación para banda que hiciera Manuel Font Fernández de la Herranz. La inspiración y leitmotiv de la obra nos plasma la impresionante escena, perdida en la noche de los tiempos, en la que en la mañana de Viernes Santo los presos entonaban saetas desde la antigua cárcel del desamortizado Convento del Pópulo en la calle Pastor y Landero. Este centro penitenciario estuvo en funcionamiento hasta 1932, año en el que fue clausurado; y, en la actualidad, es el Mercado del Arenal. Aquella letra de la saeta que escapara de las desesperadas gargantas de los desgraciados presos decía:

Soleá dame la mano
a la reja de la cárcel
que tengo muchos hermanos huérfanos de “pare” y “mare”.

En su instrumentación original utilizaba flauta y flautín, oboe, dos voces de fagot, clarinete bajo, dos voces de saxos tenores, saxofón barítono, tres voces de trompa, dos cornetines, dos trombas, fliscorno bajo, contrabajo, etc.

Es una composición que ha sido elegida, curiosamente, por una serie de pregoneros muy ilustres y relevantes para que suene en su discurso cofrade una vez que la Banda Municipal ha interpretado la marcha Amarguras, también de Font de Anta y considerada como “el himno oficioso” de la Semana Santa sevillana. Estos excelentes nombres de oro a los que nos referimos fueron, en primer lugar, en 1942 todo un erudito como Jose María Pemán, periodista, dramaturgo y poeta; en 1944, el gran articulista, poeta y literato Joaquín Romero Murube, cofrade insigne de la Soledad de San Lorenzo. Avanzando el tiempo y dentro del mismo siglo, José María Rubio, en 1991, hermano además de la Esperanza de Triana. En 2004, Rafael de Gabriel García; y en 2010, recientemente, fue elegida por el gran periodista Antonio García Barbeito para su muy original pregón de gran calidad literaria, por cierto. Estos cinco nombres de pregoneros coinciden todos en tener como predilecta la marcha que nos ocupa.

GRABACIONES DISCOGRÁFICAS

La primera grabación de la marcha estuvo a cargo de la Banda Municipal de Sevilla, en 1964, teniendo a don Pedro Braña como director y siendo realizada dentro del hermoso marco neobarroco del Teatro Lope de Vega. Un par de décadas después, en 1985, vuelve a ser grabada, por primera vez en estudio, y en este caso sería por la Banda de la Cruz Roja de Sevilla bajo la dirección del recordado director de gran carisma y emblemático Enrique García Muñoz. Fue en un LP que ofrecía en su portada una toma lateral de la Esperanza de Triana en el palio. Un disco de gran impacto cofrade, pues vio la luz también en total primicias Encarnación de la Calzada de Juan Santos y Esperanza de Triana Coronada del por aquel entonces director de la Municipal de Sevilla, el alicantino José Albero Francés. Después, hacia 1987, la grabó en el disco antológico sobre la dinastía de la familia Font la Banda de Música de Soria 9 ya bajo la batuta de Abel Moreno, por entonces comandante. Otras grabaciones posteriores han sido a cargo de la Banda de Dos Hermanas, Municipal de Guillena, Salteras, Maestro Tejera, Asociación Musical de Camas, Rgto. Inmemorial del Rey, Miraflores y Gibraljaire de Málaga, etc.

Cuenta con grabaciones sinfónicas, pues ya cercanos a la magna efeméride hispalense de la Expo 92 la composición que nos ocupa fue seleccionada para ornar con sus sones parte de la banda sonora original de la película-documental Semana Santa, de producciones Juan Lebrón, del director de cine cántabro, guionista y escritor Manuel Gutiérrez Aragón y con Carlos Colón como guionista. Así pues, una serie de escenas de ese soberbio y muy aplaudido filme fueron amenizadas por la London Philarmonic Orchestra (versiones sinfónicas inéditas, hasta entonces, de monumentales así como emblemáticas marchas, como Virgen del Valle, Amarguras, Jesús de las Penas, Pasan los Campanilleros, etc.), las expresivas y sobresalientes saetas de José de la Tomasa, Naranjito de Triana, Angelita Yruela y el Rufo de Santiponce; y los inconfundibles y únicos sones de la Banda de la Centuria Macarena.

También, y a modo de curiosidad, fue utilizada allá por el año 2000 en un disco homenaje a la Dolorosa trianera de la Estrella. Este disco tuvo como protagonista al popular cantaor gitano Jesús Heredia y recibía por título Como alumbra esta Estrella. En esta impresión fonográfica, la marcha Soleá dame la mano suena como preludio y fondo en la saeta La Luz sube por tus Manos, cuya letra es de Rosa Díaz.

Y como epílogo a estas curiosas versiones, el canónico organista de la Catedral de Sevilla, el aragonés José Enrique Ayarra, de fama internacional, también la ha interpretado a través de la sublime sonoridad de los 15.000 tubos del decimonónico instrumento al que algunos califican como “la voz de Dios”.

OPINIONES

En este apartado hemos querido recabar una serie de importantes opiniones al respecto de personas destacadas y relevantes sobre esta eminente, majestuosa, colosal y preclara composición de nuestra música procesional.

José Manuel Tristán actual director de la banda de música del Maestro Tejera, nos aporta el siguiente testimonio: “Es la marcha más completa musicalmente hablando que se ha compuesto. Tengo un recuerdo muy emotivo de esta marcha cuando la interpretamos a mi padre, el día que se retiró de la banda al finalizar la procesión de gloria de la Virgen de Todos los Santos a primeros de noviembre de 2006, en la puerta de la Parroquia de Ómnium Sanctorum.”

Antonio Bejarano, periodista, vestidor de imágenes y presentador del programa ‘Estilo Sevilla’ del Sevilla FC Radio nos dice: “Es un clásico con sabor añejo, una composición maravillosa y, a mí personalmente, por las vivencias que tengo, yo la oigo y me transporta a la tarde del Sábado Santo, a mi estación de penitencia con la Hermandad de los Servitas, en cuyo recorrido procesional se interpreta completa, pues se utiliza el buen criterio de no cortar las marchas generando con ello un auténtico concierto de buen gusto. Valoro muchísimo la historia tan romántica de la creación de la marcha sobre aquella legendaria saeta del preso a la Virgen desde las ventanas de la antigüa Cárcel del Pópulo”.

Carlos J. Carvajal Lozano, docente y director musical de la Banda de Ntra. Señora de la Soledad de Cantillana, todo un colectivo sonoro de gran calidad en nuestros días, por cierto, nos dice: “Es una obra maestra, quizás la composición más exquisita dentro de las que se consideran clásicas. Un portento de conocimiento.”

Jose Miguel Muñoz Serna, de la Agrupación Musical Ntro. Padre Jesús de la Redención de Sevilla nos la califica como “la marcha más completa que existe para banda de música procesional, de lo mejor que se ha hecho. Recuerdo un día, hace muchos años, tocándoles la Banda Militar del Soria 9 al palio de la Virgen de Regla en plena Campana y aquello fue más que espectacular”.

El escultor imaginero Jaime Babio nos la califica como magnífica y subraya, emocionalmente, los profundos momentos vividos durante muchos Sábados Santos a los sones de esta marcha, con su Virgen de la Soledad de los Servitas y, sobre todo, esos bellísimos y primorosos instantes del palio de la Niña Dolorosa que, bajo palio granate bordado en oro, arranca tan sentidas lágrimas en esas últimas y sublimes chicotás a la vuelta por la recóndita placita de Santa Isabel.

Juan Jose Morilla, actual delegado del Martes Santo y portavoz del Consejo de Cofradías de Sevilla, nos dice: “Es una marcha que se ha convertido en clásica y goza de una gran aceptación por el público en general. Me trae el recuerdo de la máxima solemnidad y expectación plena de los abonados al paso del Sto. Entierro por Campana los años que fui delegado de Sábado Santo y Domingo de Resurrección. Era el complemento sonoro ideal para estremecer a todos con la severidad y majestuosidad del cortejo fúnebre de la Cofradía de San Gregorio”.

El letrado José Carlos Cutiño, hermano de la cofradía de los Negritos, Sol y un gran amante y conocedor de la música procesional nos dice: “Es la sublimación del regionalismo musical parida por Font de Anta, cargada de tintes impresionistas y evocaciones de la música de Turina. No es un poema musical, es la poesía andaluza hecha música. Potente, triunfal y solemne por frases e intimistas por otras… La cara y la cruz de quien se queda absorto ante la Reina de Triana… La joya de nuestro patrimonio musical… Inimitable e inigualable, sin duda. Para mí, Soleá, dame la mano es el palio de los Estudiantes cruzando la Contratación en la tarde de sol de los años 90, andando cadencias mientras no se oye un suspiro, entre la gente justa y precisa que sabíamos que el Soria 9 se guardaba ese regalo para los que impasible lo degustábamos a pleno lorenzo”.

Bienvenido Puelles, compositor de marchas como Réquiem, Y Tú, Estrella, Macarena, Corona de Estrella, Prendimiento, Mi Cristo de recogía, etc. nos dice que es “de lo mejor que se ha compuesto”.

Para Juan Manuel Martín Núñez, capataz del misterio del Prendimiento, de Bellavista y del Señor de la Salud de la Hdad. de los Gitanos, supone lo siguiente: “Es una obra maestra. Composición que hace historia, recogimiento, pureza, seriedad, momentos de reflexión…”.

José Luis Aparicio, colaborador del espacio radiofónico ‘Pasión por la Semana Santa’ de Elite Radio Sevilla, nos deja el siguiente testimonio: “Una marcha magistral que cada Semana Santa se escucha con emoción y nudos en la garganta… Con su sonido andaluz… La escuches como la escuches… Por la tarde, noche o madrugada… Bajo la luna de España, que es como decir la luna sevillana… ¡Qué alegría ¡Cómo mecen la Virgen los amigos del costal! ¡Soleá, dame la mano para que no me pierda en la banalidad de este mundo actual!… Soleá, dame la mano para continuar si puedo llevándote en mi costal y, con los últimos sones de esta marcha sin igual, el palio se va alejando mientras Soleá (la Virgen bonita) de la mano nos llevará a la gloria de su Hijo por toda la eternidad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here